Foto: Especial/Síntesis

La favorita Senegal capituló en la Copa Africana de Naciones cuando su estrella Sadio Mané marró el disparo decisivo en la tanda de penales frente a Camerún en los cuartos de final.

El remate de Mané, extremo del Liverpool, fue tapado por el arquero camerunés Joseph Ondoa. Fue el quinto y último disparo de Senegal en la tanda desde los 12 pasos.

Acto seguido, Vincent Aboubakar convirtió el penal que instaló a Camerún en las semifinales del torneo, al imponerse 5-4 en la definición por penales tras un 0-0 en los 120 minutos de tiempo reglamentario y prórroga.

Senegal pisaba fuerte en el campeonato continental, pero la falta de puntería le pasó factura. Mané, Moussa Sow, Keita Balde y Henri Saivet desperdiciaron ocasiones inmejorables ya sea al rematar desviado o por intervenciones de Ondoa.

El que Camerún asome entre los cuatro mejores es una auténtica sorpresa. Selección referente del fútbol africana y la primera del continente en avanzar a los cuartos de final de una Copa Mundial, los “Leones Indomables” llevaban buen rato desde su última buena actuación en una cita internacional de envergadura. Además, varias figuras declinaron ser convocados para esta edición de la Copa Africana.

Pero un plantel juvenil les tiene en carrera por el título. Camerún se ha proclamado campeón continental en cuatro oportunidades, pero la última fue en 2002. Irónicamente, ese año derrotó a Senegal tras una definición por penales.

En el otro partido dirimido el sábado, Burkina Faso se convirtió en el primer semifinalista al vencer 2-0 a Túnez.

Aristide Bance salió de la banca y abrió la cuenta a los 81 minutos al prender un disparo rasante tras un tiro de esquina.

Cuatro minutos, Prejuce Nakoulma culminó un contragolpe para poner cifras definitivas.

Burkina Faso, que perdió la final hace dos ediciones, se las verá contra Egipto o Marruecos en las semifinales. Camerún se las verá con Ghana o Congo.