Foto: Especial/Síntesis

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, aseguró hoy que analizará los esfuerzos realizados por Corea del Sur para frenar el programa nuclear y de misiles de Pyongyang.

La visita de Mattis se produce en medio de informes de que Corea del Norte podría poner a prueba nuevo misil balístico, uno de los primeros desafíos norcoreanos para la administración del presidente estadunidense Donald Trump.

El jefe del Pentágono, en su primer viaje al extranjero, señaló que sólo hay una razón por la cual Estados Unidos desplegará el sistema de defensa antimisiles THAAD en Corea del Sur.

“THAAD es para la defensa de nuestros aliados, de nuestras tropas que están comprometidos con su defensa y si no fuera por el comportamiento de provocación de Corea del Norte no tendríamos necesidad de ese sistema”, explicó.

El despliegue previsto de THAAD (siglas de Sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud) en Corea del Sur ha provocado las críticas de China, que lo ve como parte de una estrategia más amplia de Estados Unidos para ampliar su red de la alianza militar en la región.

El régimen del líder Kim Jung-un amenazó esta semana a Washington y Seúl de ser blanco de ataques nucleares si las dos naciones realizan maniobras militares conjuntas, previstas para el próximo mes, reportó la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

Los próximos ejercicios militares bilaterales se encaminarán hacia una “destrucción vergonzosa” de los dos aliados, ya que Corea del Norte está preparada para tomar medidas contra lo que califica como una preparación para una guerra nuclear.

Pyongyang parece haber reiniciado la operación de un reactor en su principal instalación nuclear de Yongbyon que produce plutonio que se puede utilizar para su programa de armas nucleares, según un grupo de observación de Estados Unidos.

Después de que Kim señaló en noviembre que su ejército está a punto de poner a prueba su primer misil balístico intercontinental, capaz de llegar a cualquier parte de Estados Unidos, el todavía presidente electo Donald Trump prometió en un tuit: “Eso no va a suceder.”

El gobierno de Japón, próxima escala de Mattis, cree que esta visita es muestra del compromiso de Estados Unidos para con la región Asia-Pacífico, señaló el secretario jefe del gabinete, Yoshihide Suga.