Foto: Víctor Hugo Rojas

Socios de Onexpo Puebla-Tlaxcala demandaron “reglas claras” en torno al precio de los combustibles, pues el no ajustar este día su valor “es una medida más de política que de mercado”.

Así lo planteó el vicepresidente de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo), Adalberto Baights Montaño, quien demandó que se defina el calendario en torno a los precios, sobre todo cuando el 18 de febrero por ley se podrá modificar día con día las gasolinas.

El precio de las gasolinas debiera estar a la baja, pues tanto el dólar como el petróleo va a la baja, por lo cual es inexplicable que se mantenga el precio de los combustibles, acotó.

Reiteró que el precio de la gasolina considera factores como el precio del barril de petróleo, el valor de la paridad del dólar, logística y reparto, no obstante el gobierno no reflejó esos factores en una reducción del precio.

El precio debió bajar un peso, aseveró, al comentar que los costos fijos y de operación no se equiparan ya a lo que se está vendiendo, con el riesgo de cierre consecuente.

Por su parte, el Delegado de Asuntos Internacionales Luis Fernando Álvarez Laso, ilustró que mientras en Estados Unidos el precio de las gasolinas se integra en 52 por ciento por el valor del petróleo, refinación en 16 por ciento, distribución y mercadeo con 12 puntos porcentuales e impuestos con el 20 por ciento restante, así la carga impositiva equivale a 43.4 por ciento.

La gasolina importada representa 49.7 por ciento, 43.4% de impuestos y el resto corresponde a logística y reparto.

Los representantes de Onexpo se pronunciaron por revisar la zonificación que se fijó para la venta de gasolinas e incluso fijar el precio, pues, muchos de los municipios inmersos en las 89 zonas fijadas.

Los precios deberían ser fijos y las variaciones de acuerdo a los márgenes de rentabilidad, dijo Álvarez Laso, quien apuntó que los consumos de 12 mil litros día por estación de servicio han llegado a desplomarse hasta cuatro mil.

COMPARTIR