Fotografía: Especial/Síntesis
Un estudio realizado por la Cohesión Comunitaria e Innovación Social (CCIS) proyectó que Puebla no tendrá que preocuparse por las deportaciones del nuevo presidente de los Estados Unidos.
Y es que de acuerdo con la investigación, con datos de la encuesta Intercensal del Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (Inegi), existen algunos estados de la República Mexicana que se podrían ver afectados si se ponen en acción las reglas migratorias, y entre ellos no se encuentra Puebla.
Los estados con mayor probabilidad de retorno de migrantes son, Morelia, Morelos, Michoacán,  Chihuahua, Guanajuato, Aguascalientes, Coahuila, Durango y Sonora.
Puebla es una de las entidades que tiene mayor expulsión de migrantes a los Estados Unidos, más de 326 mil poblanos legales e ilegales son provenientes de este estado.
En tanto, de acuerdo al Anuario de Migración y Remesas México 2016, Puebla es el quinto estado que envía mayor número de migrantes cada año a los Estados Unidos.
Costoso deportar 
La politóloga y catedrática del Tecnológico de Monterrey en Puebla,  Maribel Flores Sánchez, reveló que la situación que se vive ha hecho que las manifestaciones colectivas busquen salir desde su propia “trinchera”, el agricultor, campesino u obrero.
Reveló que es difícil ver el número de migrantes que reside en nuestro país vecino, y de poner las acciones migratorias para México como para otros países de centro y sur del continente.
“Sin duda los levantamientos y manifestaciones colectivas se verán reflejados en la economía americana, sobre todo por el tema de las deportaciones de los mexicanos. Es una forma de no aprobar la gestión del actual de los Estados unidos. Y conforme pasan los días, Trump ha tenido una baja en su popularidad. Creo que si es importante la democracia es importante aprobar con la opinión y aprobación publica para poder mantenerse en el cargo”, detalló.
Sánchez comentó que la realidad no puede ser evadida, la sociedad en general de diversas nacionalidades está enojada, está inconforme y de alguna manera la sociedad le puede poner control y limitaciones.
“Se estima que Donald Trump vaya a deportar de tres a cinco millones de inicio, no creo que deporte a los 11 millones que ha dicho, eso sería demasiado costoso para el estado, como también será costoso en implementar las políticas que ahora pretende partir de tener a las personas que no tengan papeles a la hora que sean requeridas por la autoridad”, comentó.
Además la catedrática puntualizó que la realidad que vive el migrante es tensa, pues no conoce lo que pueda ocurrir con cada uno de ellos. “Donald no puede seguir gobernando a través de twits y evadir la realidad”, añadió