La iglesia católica respaldó el “operativo mochila” que ya se aplica en otras entidades del país, para evitar que en el estado de Puebla los alumnos porten armas y drogas.

“Luego nos llevamos cada sorpresa (cuando se revisan las mochilas)”, declaró en entrevista el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, al considerar que si los padres de familia son sensatos no se opondrían a dicha medida.

Luego de oficiar la misa del miércoles de ceniza, el líder católico recordó que el operativo en cuestión se puso en marcha con éxito en la delegación Iztapalapa de la ciudad de México, cuando fungió como obispo auxiliar, por lo que también podría dar buenos resultados en la entidad.

Aunque monseñor convocó especialmente a los padres a recuperar los valores fundamentales y recalcó que la educación inicia desde el núcleo familiar. Y celebró que el gobierno del estado haya retomado la impartición de clases de civismo.

Las declaraciones de monseñor se dan después de en una escuela de la ciudad de Puebla se detectó a un estudiante que portaba una pistola de diábolos en su mochila.