Bruselas. La Unión Europea pidió el jueves a sus estados miembros que aceleren la reubicación de solicitantes de asilo que se encuentran en Italia y Grecia, en un intento de dar un nuevo impulso a un plan que por el momento está lejos de cumplir sus objetivos.

La UE esgrimió la amenaza de acciones legales si los países no cumplen.

Los miembros de la UE acordaron en septiembre de 2015 que se repartirían a lo largo de dos años a 160.000 solicitantes de asilo alojados en Italia y Grecia. Pero quedan apenas unos meses del plazo y por el momento sólo se ha reubicado a 13.546 personas, según la Comisión Europea. De los ya trasladados, 3.936 estaban en Italia y 9.610 en Grecia.

Los traslados alcanzaron un nuevo récord mensual en febrero con 1.940 personas, indicó la Comisión, pero ese ritmo sigue estando por debajo de las expectativas.

“No hay más excusas para que los estados miembros no cumplan”, dijo el comisario de Inmigración, Dmitris Avramopoulos. “Es posible y factible reubicar a todos los que sean aptos de Italia y Grecia para septiembre”.

Las responsabilidades de los países para cumplir sus compromisos de aceptar a refugiados no terminarán entonces, añadió.

“Es como si tuvieran una cuenta pendiente. Tienen que pagarla”, afirmó.

La actitud entre muchos de los estados miembros sobre aceptar a los solicitantes de asilo van desde un escaso entusiasmo a la hostilidad. Sólo dos países —Malta y Finlandia— van camino de cumplir sus obligaciones al completo, señaló la Comisión.

Si no hay “resultados tangibles” en septiembre, la ejecutiva de la UE “no dudará en emplear sus competencias” de emprender acciones legales contra los países infractores, dijo Avramopoulos.

También el jueves, la UE presionó a sus miembros para que agilicen la deportación de migrantes que no cumplan los requisitos para obtener asilo. Entre otras cosas, dijo el comisario, podrían retener a los migrantes “si hay un riesgo de fuga”.