En vísperas de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, la presidenta de la Cámara de Diputados, María Guadalupe Murguía Gutiérrez, afirmó que la lucha por sus derechos, sin más regateos ni contratiempos, nos conducirá hacia una verdadera paridad de género.

La legisladora panista consideró impostergable demandar que no se registre ni un caso más de feminicidio, discriminación o abuso que ponga en peligro el bienestar de todas las mujeres, más allá de su color de piel, estrato social, religión, preferencia sexual y nivel educativo.

En el Congreso de la Unión, “de 500 diputados, 213 somos mujeres, mientras que en el Senado ocupamos 47 de los 128 escaños, puntualizó la legisladora por el estado de Querétaro.

Afirmó que las ideas, la razón y no la concesión otorgada por otros son lo que debe guiar la trayectoria de las mujeres en los espacios públicos y los demás ámbitos de la vida nacional.

Al ponderar el relevante papel de las mujeres en las diferentes actividades humanas, expresó que un reto legislativo actual es consolidar esta participación de la mujer en la política, la economía, la cultura, la educación y el deporte.

Este sector de la población aún está marginado, por ejemplo, de muchas de las áreas productivas por motivos de discriminación y descalificación a priori, de sus valiosas capacidades y destrezas propias de su condición femenina.

En las últimas décadas, sin embargo, ha quedado demostrado que mujeres con diferencias culturales, lingüísticas, étnicas, económicas y políticas, han contribuido a cambios profundos y relevantes en la vida democrática de México.

Por ello, insistió Murguía Gutiérrez, “es nuestro deber ciudadano -como legisladoras y legisladores- descartar cualquier intento de demora para construir leyes que coadyuven a mantener la seguridad y el bienestar de las mujeres en México.

Un Estado de derecho que se precie de serlo debe contar con una paridad de género absoluto, en la que se demuestre pleno respeto a las mujeres, independientemente de las tareas que desempeñen, de su preparación académica o de su condición social y económica, apuntó.

La diputada hizo ver, además, que de acuerdo con el último reporte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), de los 119 millones de mexicanos, 61 millones son mujeres y 58 millones, varones.

Murguía Gutiérrez expuso que al presidir el Congreso de la Unión “asumo el reto de legislar en materia de género con absoluta convicción de que la participación de las mujeres en los Poderes del Estado y al frente de cargos de decisión, impacta de manera favorable en el destino del país”.

En este marco, recordó que la Cámara de Diputados exhortó en días pasados al Ejecutivo federal para que, mediante las secretarías de Hacienda y Desarrollo Social se asegure la asignación de recursos etiquetados al rubro de “Erogaciones para la igualdad entre mujeres y hombres”, especialmente al Programa de Apoyo a las Instancias de Mujeres en las Entidades Federativas.

“Igualdad de derechos, significa equidad en el acceso a la educación, la cultura, la salud, la seguridad, los salarios; en todo ello, ha habido avances, pero queda un largo camino por recorrer”, concluyó.