El máximo tribunal de la UE determinó el martes que los estados miembros no están obligados a conceder visas humanitarias a personas que quieren entrar en su territorio para pedir asilo.

La decisión respondía a un caso en el que una corte belga ordenó el pasado octubre que el gobierno diera visas humanitarias a una familia en Siria, un país devastado por la guerra.

La Corte Europea de Justicia determinó que permitir a la gente dónde recibe protección internacional socavaría el sistema de la UE que establece qué país debe gestionar las solicitudes de asilo.

La ley comunitaria solo establece los procedimientos y condiciones para emitir visas de tránsito o para una estancia en un país miembro por un máximo de 90 días, agregó el fallo.

Sin embargo, el tribunal con sede en Luxemburgo señaló que las cortes de los estados miembros siguen siendo libres de conceder las visas según su legislación nacional.

Amigos en Bélgica se habían ofrecido a alojar y mantener a la familia, que vivía en la ciudad de Aleppo y se cree que sigue en Siria.

El gobierno teme que conceder esas visas abra las puertas a una oleada de nuevas solicitudes y cree que debería ser el responsable de este tipo de decisiones, no los tribunales.

El ministro belga de Inmigración, Theo Francken, rechazó pagar la multa de 4.000 euros (4.438 dólares) por cada día que se incumpla el fallo de la corte de apelación.

Francken celebró el dictamen del martes, aunque no cambia la situación en Bélgica.

“Querían abrir la puerta europea a la migración, para asilo, a través de los consulados y embajadas de los estados miembro de la Unión Europea en todo el mundo”, dijo. “Existe la posibilidad de solicitar una visa humanitaria pero es el gobierno quien puede decidir si la da o no la da. No podemos estar obligados a dar una”.

Un abogado que representa a la familia siria, Tristan Wibault, dijo que el fallo no es útil porque solo dice que la ley europea no se aplica en este caso.

“Es muy decepcionante. La corte elige un argumento formalista para evitar el asunto en realidad. Las cuestiones de fondo no se analizaron”, agregó.