¿Sabes que la calidad de tus relaciones está influenciada en gran parte por la calidad de las conversaciones que sostienes en ellas?

Lo que hablamos y como lo hacemos tiene un efecto en la calidad de nuestras relaciones, lo que suele pasar es que no prestamos atención al tipo de conversaciones que establecemos o a los temas que imperan en estas, lo que vemos es el resultado de las mismas: relaciones exitosas que prosperan o relaciones tóxicas que fracasan.

Hay quienes lamentan haber confiado ciertos temas en personas que apenas conocían, y quienes no entienden porque determinada relación se torna conflictiva, en ambos casos tiene que ver con las conversaciones que establecen en cada una de ellas.

Por ejemplo, si en una relación de pareja se mantiene con conversaciones superficiales la calidad del vínculo disminuye, incluso, los expertos en terapia de pareja afirman que aquellas parejas que hablan más de los demás que de ellos mismos o de su relación están evitando la intimidad emocional o desviando la atención de un tema que debería ser fundamental para mantenerse juntos emocionalmente.

Sería poco práctico analizar todo el tiempo en cada una de nuestras conversaciones en qué nivel de comunicación están, o la calidad que tienen, sin embargo, en algunos casos, por el bienestar de nuestras relaciones es conveniente interesarnos en la frecuencia, contenido y tono de nuestras conversaciones, en primer lugar, para dar a cada relación el nivel de comunicación que requieren, y en segundo, para hacer los cambios que sean necesarios y empezar o mantener conversaciones de calidad en las relaciones que más lo ameritan.

¿De qué hablamos con las personas más cercanas emocionalmente a nosotros? Aquí, hay un rango más amplio de temas, podemos hablar del clima, pero también de sentimientos, de deseos, etc.

Está bien que tengamos conversaciones sobre el tránsito o un programa de televisión, pero, lo esperado es que haya momentos en los que podamos abrirnos emocionalmente y hablar igualmente de temas personales, de no ser así, la relación puede iniciar un proceso de distanciamiento o desgaste, sin dejar de lado, que aun tocando temas personales o íntimos dependerá mucho de cómo es que se abordan para que el impacto sea favorable para la relación, porque puedes hablar de sentirte triste con tu pareja, pero, si el dialogo se mantiene por medio de quejas, reclamaciones o acusaciones la calidad de la conversación tampoco será efectiva, ni ayudara a mejorar la relación entre ambos.

La frecuencia con la que conversamos con alguien, por sí misma tampoco asegura que la relación va por buen camino o que se encuentra en buenas condiciones, hablar demasiado no asegura una buena relación, mucho menos dejar de hablarse.

¿Qué forma parte de una conversación de calidad? El tiempo, la intención, el tipo de diálogo, el tono en el que nos dirigimos a la otra persona, y la elección del momento para hablar de un tema o de otro. Si abordamos un tema importante o delicado en un momento inadecuado es esperado que resulte contraproducente, lo mismo que intentar solucionar un conflicto desde el sarcasmo o cualquier tipo de comentarios que salgan de contexto actuando más como provocación que como invitación al diálogo.

Si en una relación que nos interesa conservar y fortalecer solo hablamos de temas triviales, o peor aún, se incluyen comentarios negativos, pesimistas o catastróficos lo que viene después de un tiempo es que la relación tome el mismo aspecto que esas conversaciones.

La calidad de una conversación tiene que ver con cómo te comunicas con otras personas, las relaciones toman cierto aspecto a partir de ahí, si las peleas son frecuentes, si se cuestiona o se cometen faltas de respeto la relación difícilmente sale intacta de esto.

No es solo de qué hablamos sino también de cómo lo hacemos lo que nos puede llevar a corregir el rumbo de una relación o a lastimarla permanentemente… ¿Realmente pensamos antes de hablar en lo que esto va a ocasionar en una relación?… ¿Lo pensé o lo dije?

 

Twitter: @Lorepatchen

Psicoterapia y Coaching

📞 044 7711785074

📻 Entre Géneros, jueves 8 p.m. en 98.1 FM