Durante el sexenio de Enrique Peña Nieto ha sido otorgado 1 de cada 4 créditos para vivienda en el país, a pesar de que al iniciar la gestión este sector estaba prácticamente “tronado” y “de capa caída”, manifestó en Puebla la titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), Rosario Robles Berlanga.

Al firmar con el gobernador Antonio Gali Fayad el convenio de colaboración para el impulso a la vivienda, la funcionaria argumentó que al año se construyen 600 mil casas de interés social, en contraste con el sexenio anterior cuando se edificaban 120 mil y la mayoría fueron casas de una sola habitación. 

“Se construyeron casas donde las familias vivían amontonadas y esto fue indignante”, citó. 

En ese sentido, pidió mantener a flote el sector a pesar de la incertidumbre económica y la volatilidad en los mercados. 

También subrayó que los recursos tienen que llegar a las personas adecuadas, “a las personas con menor ingreso”. 

Por su parte, el mandatario estatal  indicó que con este convenio se facilitarán los trámites para la construcción de inmuebles y en el congreso del estado armonizarán la ley local con la nueva legislación de Asentamientos Humanos, para promover un crecimiento ordenado. 

Señaló que los gobiernos estatal y municipales serán facilitadores para que los habitantes puedan contar con viviendas de calidad.

Agregó que evitarán la burocracia para que los empresarios del sector puedan iniciar proyectos sin contratiempos, regulando los cobros y expedición de licencias de usos de suelo.

De paso, anunció que pronto se reunirá con sindicatos y empresarios para signar un acuerdo para proteger la economía local.