El presidente Donald Trump aseveró el lunes que las denuncias de que su equipo de campaña tuvo contactos inapropiados con Rusia no son más que un invento de los demócratas y que el Congreso y el FBI más bien deberían investigar cómo se ha filtrado información oficial a la prensa.

El mandatario dio a conocer su postura a través de Twitter, poco antes de que el director del FBI James Comey y el director de la Agencia de Seguridad Nacional Michael Rogers comparecieran ante el Congreso para responder a las denuncias de que Rusia hackeó los sistemas computarizados estadounidenses a fin de favorecer a Trump en las elecciones.

“Los demócratas inventaron ese cuento sobre Rusia como excusa por la terrible campaña que realizaron. ¡Gané a lo grande en el Colegio Electoral y ellos perdieron!” tuiteó el presidente la mañana del lunes, en momentos en que las denuncias sobre Rusia acaparaban la cobertura de los principales canales de noticias.

“Lo que de verdad importa es que el Congreso, el FBI y otros deberían investigar cómo información confidencial está siendo filtrada. ¡Hay que hallar ahora mismo al autor de las filtraciones!”

La audiencia el lunes ante la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes —una de varias instancias que investigan la injerencia rusa en el proceso electoral— podría arrojar las declaraciones más claras hasta la fecha sobre una controversia que ha agobiado a Trump desde el inicio de su presidencia.

Las agencias de espionaje estadounidenses han coincidido en su conclusión de que Rusia interfirió en las elecciones para ayudar a Trump a derrotar a Hillary Clinton. El FBI también ha estado investigando denuncias que varios allegados de Trump mantuvieron contactos inapropiados con autoridades de Rusia durante la campaña.

Los dos principales responsables de la comisión de inteligencia de la cámara baja declararon el domingo que los documentos enviados la semana pasada por el Departamento de Estado y por el FBI no contenían evidencia alguna de que la administración del presidente Barack Obama haya intervenido los teléfonos en la Torre Trump en Manhattan, pero el demócrata de máximo rango dijo que los documentos sí parecen indicar que ciudadanos estadounidenses conspiraron con los rusos para interferir en las elecciones presidenciales.

“Hay evidencia circunstancial de complicidad. Hay evidencia directa, creo, de un intento de engaño”, dijo el demócrata Adam Schiff en el programa “Meet the Press” de la NBC. “Definitivamente hay suficiente como para realizar una investigación”.

FOTOAP/Síntesis
COMPARTIR

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre