Ciudad del Vaticano. El papa Francisco dijo el miércoles que la crisis de refugiados y migrantes en Europa es la mayor tragedia del continente desde la Segunda Guerra Mundial.

Francisco exhortó a los turistas y peregrinos en la Plaza de San Pedro a “no olvidar” el problema y, por el contrario, acoger y ayudar a los refugiados. También alentó a hacer esfuerzos para integrarlos en la sociedad.

La integración, dijo debe tener en cuenta “los derechos y deberes recíprocos de los que acogen y los que son acogidos”.

Francisco exhortó a Europa a hacer mayores esfuerzos para ayudar a cientos de miles de solicitantes de asilo y migrantes económicos que han llegado al continente en los últimos años.

El viernes, el pontífice hablará a los gobernantes de la Unión Europea en la víspera de una cumbre en Roma.