Piden legisladores locales al gobierno federal, informar si en políticas públicas y acciones de gobierno, se encuentra lo establecido en las nueve metas mundiales de aplicación voluntaria del Plan de Acción Mundial Para la Prevención y el Control de las Enfermedades No Transmisibles fijadas para 2025.

Durante los trabajos de la primera sesión ordinaria de la semana en curso por parte de los integrantes de la sexagésima tercera legislatura local celebrada este martes, la diputada del grupo parlamentario del PRI. Ana Leticia Cuatepotzo Pérez, destacó la importancia de que los diferentes niveles de gobierno prever los efectos de las enfermedades no transmisibles ya que en algunos casos afectan a las personas por largos periodos de tiempo.

Es por ello que los legisladores locales, consideramos que es necesario que la Secretaría de Salud del Gobierno de la República contemple si en políticas públicas y acciones de gobierno, se encuentra lo establecido en las nueve metas mundiales de aplicación voluntaria del Plan de Acción Mundial Para la Prevención y el Control de las Enfermedades No Transmisibles fijadas para 2025”.

Luego de asegurar que la propuesta fue realizada por el diputado local del Partido Verde Ecologista de México, por el distrito de Tulancingo Luis Alberto Marroquín Morato, Cuatepotzo Pérez, manifestó que en su exposición de motivos, el diputado del PVEM, expuso que es imperante para la población que las autoridades de los diferentes niveles promuevan las medidas internacionales y nacionales para la salud.

Debido a que las enfermedades no transmisibles se deben en gran medida a cuatro factores de  riesgo conductuales, que son los rápidos modos de urbanización y los modos de vida del siglo 21, el consumo de tabaco, las dietas mal sanas, la inactividad física, además del consumo del alcohol, a lo que se suma  el estilo de vida el medio ambiente y los antecedentes familiares”.

En la misma sesión y bajo el mismo tema, se acordó emitir un exhorto a las instancias correspondientes para que en el Plan de Acción para la Prevención y el Control de las Enfermedades No Transmisibles en las Américas 2013–2019, incentive la colaboración de un mayor número de actores de la salud pública, incluidas fundaciones, grupos de la sociedad civil y el sector privado, en actividades relacionadas con la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles.