Los jerseys robados de Tom Brady han regresado a manos del quarterback de los Patriotas de Nueva Inglaterra, así lo anunció el equipo a través de un video en su cuenta oficial de Twitter.

Después de reportar la desaparición del jersey que usó en el Super Bowl LI, el FBI inició una investigación exhaustiva para encontrarlo, ubicándolo en la Ciudad de México. Mauricio Ortega, quien fuera director del Diario La Prensa, fue el responsable del robo.

El jersey con el que Brady lideró a los Pats a una remontada histórica ante los Halcones de Atlanta, está valuado en 500 mil dólares.

Al realizar el operativo de recuperación, se encontró otro jersey del propio Brady, el que usó en el Super Bowl XLIX, además de otros artículos pertenecientes a distintos jugadores de la NFL.

El pasado 23 de marzo, el FBI entregó a Robert Kraft, dueño de los Patriotas, los jerseys de su jugador. Hoy llegaron a manos de Brady quien se vio contento y satisfecho por recuperar sus valiosas camisetas.