El 5 de abril de 1994, se dio a conocer la noticia sobre la muerte de Kurt D. Cobain. El vocalista de Nirvana se quitó la vida a los 27 años. El impacto mundial de la noticia convulsionó a la escena musical, traspasando géneros, plataformas y generaciones.

Kurt Cobain fue proclamado la voz de una generación, siendo el líder del movimiento grunge que prevaleció a finales de la década de los ochenta, continuando hasta mediados de los noventa. Si bien existieron bandas como Pearl Jam, Alice in chains y Soundgarden (por mencionar algunos) que también trascendieron desde el grunge, fue Nirvana quien se convirtió en el icono de la juventud.

Tras el moderado éxito de su primer álbum, Bleach, en 1989, el bombazo de fama mundial llegó con Nevermind (1991) álbum que pasó a la historia de la música como uno de los mejores de la historia. Con la ayuda de MTV, videoclips y giras mundiales, Nirvana se consolidó como la banda de rock más importante de la década. Con su tercer disco, In Utero (1993), intentaron alejarse de la fama conseguida con Nevermind sin conseguirlo.

Ya en 1994, el Nirvana MTV Unplugged fue el último lanzamiento de la banda, meses después, Kurt Cobain se dispararía a sí mismo con una escopeta; dejando interrogantes abiertas sobre sus adicciones, su relación con Courtney Love, su hija Frances y toda la música que aún pudo dar.

La opinión de muchos es que murió el músico pero nació la leyenda. Cobain se unió al “Club de los 27“, ese grupo de rockeros fallecidos a la misma edad, envueltos en misterio, excesos y llevándose el talento que habría quedado reflejado en sus grabaciones, así como en sus míticas presentaciones. Janis Joplin, Jimmy Hendrix y Jim Morrison son parte de este grupo.

Más allá de la trascendencia musical de Nirvana, Kurt Cobain ha inspirado relatos cinematográficos dignos de mencionar, tanto de ficción como de género documental. En 2005, Gus Van Sant estrenó Last Days. Una película que hablaba sobre un personaje basado en Kurt Cobain; un genio musical incomprendido intentando alejarse de todos y de todo. Blake pasa los últimos días de su vida ensimismado, mientras lo buscan varias personas, a él le interesa estar consigo mismo, nadie más.

Aunque, si hablamos de retratos íntimos del artista, vale la pena rescatar el documental Cobain: montage of heck (Brett Morgen, 2015) que habla sobre los primeros años de Cobain, rastrea sus actitudes hasta llegar a una explicación lógica de por qué tomó ciertas decisiones. No lo juzga ni lo intenta redimir, sólo plantea las situaciones para comprender el mito que nació el 5 de abril de de 1994.

La hija de Courtney Love y Kurt Cobain, Frances Bean Cobain; colabora en este documental autorizado por la familia como productora ejecutiva, además de aportar material audiovisual para la película.