El Senado de la República no ha llamado ni mandará a comparecer al ayuntamiento de Huejotzingo para que exponga su intervención en el saneamiento del río Atoyac, ya que esto solo lo hará la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) para verificar que en un plazo no mayor a los seis meses la comuna haya atendido 19 recomendaciones que recibió al respecto.

Lo anterior lo manifestó el director jurídico del ayuntamiento, Héctor Javier Velasco Pérez a tiempo de recalcar que ya se aceptó la recomendación emitida por la CNDH el pasado mes de marzo y que se trabaja para atender cada uno de los 19 puntos establecidos en la misma.

Dijo que de entre las 19 recomendaciones destaca el hecho de que la comuna debe suscribir convenios de colaboración con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) y la Secretaría de Desarrollo Rural Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial (Sdrsot) para realizar acciones conjuntas de saneamiento.

Señaló que existe disposición del gobierno de Huejotzingo para lo anterior, así como para solicitar que se asigne un presupuesto especial para la rehabilitación o construcción de plantas de tratamiento de aguas residuales y para efectuar la actualización del padrón de empresas.

“Hay un apartado en donde nos piden que se actualice el padrón de empresas con las que cuenta el municipio y en caso de detectarse algún delito, por las descargas irregulares, debemos dar vista al ministerio público y lo vamos a hacer”, declaró.

El director jurídico enfatizó que existe confianza en que se podrá atender debidamente la recomendación de la CNDH, sin embargo aclaró que en algunos puntos intervienen otros órdenes de gobierno y en esos casos “se demostrará, mediante los oficios que el ayuntamiento ha enviado a las dependencias, la disposición en el tema”.

La recomendación emitida por la CNDH el pasado mes señala por omisión a entes de los tres ordenes de gobierno en Puebla y Tlaxcala en el saneamiento del río Atoyac, por no emprender las acciones necesarias para cuidar del afluente pese a conocer su situación.