Interesante reunión la que se llevó a cabo en Alemania esta semana en donde compartieron foro mujeres destacadas de distintos países.

Como un adelanto de la cumbre del G20 que se realizará en julio también en el país teutón, el gobierno alemán junto a dos agrupaciones importantes de mujeres del país, organizó el “Women20 (W20)”, cumbre destinada a abordar temas de gran relevancia para las mujeres en el ámbito económico y a generar alternativas para una mayor inclusión e igualdad laboral, que les permita ser independientes económicamente y alcanzar una verdadera equidad de género. Otro de los objetivos del foro es hacer ver a los líderes mundiales la importancia de incluir en la agenda de trabajo del G20 estos temas.

Durante la cumbre participaron en una mesa de trabajo la canciller alemana, Ángela Merkel; la reina Máxima de Holanda; la ministra de asuntos exteriores de Canadá, Chrystia Freeland; la presidenta del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde e Ivanka Trump, hija del presidente de Estados Unidos de América, quien por cierto también es su asesora y en ese papel acudió (así o más nepotismo [por cierto la abuchearon]), quienes comentaron y debatieron sobre el papel de las mujeres como empresarias y si se consideran o no feministas.

Me parece importante que se haya realizado este foro, ya que nos hace ver que las mujeres que han logrado llegar alto ya sea como fruto de su esfuerzo y trabajo como en el caso de Merkel,  por ser esposa de un rey como la reina Máxima o por ser hijas de un presidente, también desean que las demás mujeres a nivel mundial tengan una mejoría en su calidad de vida.

Está claro que por la marcada desigualdad laboral y económica que impera a nivel mundial así como por la cultura machista que aún tiene gran influencia internacionalmente, será un gran reto conseguir que tengamos una mejor remuneración por nuestro trabajo, que recordemos continúa siendo menor que la de los varones aun realizando la misma actividad. Baste recordar las polémicas declaraciones que hace poco más de un mes realizó un miembro del Parlamento Europeo de origen polaco quien aseveraba que las mujeres merecemos ganar menos porque somos más débiles, pequeñas y menos inteligentes, tema que abordé en este espacio y que de inmediato generó la reacción de sus compañeras diputadas y severas críticas a nivel mundial.

Pero que mujeres del nivel de las mencionadas se reúnan para trabajar en pro del resto de sus congéneres, nos da algo de esperanza. Por supuesto en política son más las palabras que las acciones, pero ya es un paso relevante que estas figuras mundiales pongan su granito de arena en la lucha por la equidad de género al acudir y mostrarse dispuestas a trabajar desde sus distintos papeles presentando programas y estrategias financieros que otorguen mayores facilidades a las mujeres para emprender un negocio y así dejar de depender de los varones.

Esto para las mujeres que padecen violencia es un factor de suma importancia en la decisión de terminar con ésta en sus vidas, ya que sin un medio de sustento o con uno insuficiente, sobre todo cuando se tienen hijos, tomar la decisión les cuesta más trabajo.

Y no es porque no puedan sacarlos adelante solas; la fortaleza y las ganas las tienen, pero muchas veces las circunstancias familiares así como laborales no les permiten tomar cualquier trabajo cuando no tienen con quien dejar a sus hijos mientras laboran al no contar con el apoyo de familiares o con el servicio de alguna guardería.

Si se otorgaran mayores facilidades financieras a las mujeres que se encuentran en esta situación, aumentaría el número de víctimas de violencia que denunciarían a sus parejas y que lograrían su separación definitiva.

Esperemos que con el W20 más lo que se trate en el G20, se elaboren estrategias que realmente generen resultados significativos que se reflejen en una mejoría de las condiciones laborales y económicas de todas las mujeres.

Nos leemos el próximo domingo.

CONTACTO

@Ari_Sintesis en Twitter

comomariposa127@gmail.com

 

 

COMPARTIR