Fue en 2014 cuando se estrenaba una de las mejores películas que dio la segunda fase del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU), y tal vez, de todo este universo que se ha venido construyendo ya desde hace 10 años.

“Guardianes de la Galaxia” rompió, contra todo pronóstico, tanto las expectativas con personajes que aún no eran reconocidos de forma mundial, así como en números en taquilla a nivel mundial, logrando un tremendo éxito, no solo con la película, sino también con su inolvidable recopilación musical que le dio identidad a este nuevo universo intergaláctico de Marvel Studios.

guardianes
Guardianes de la Galaxia, Vol. 2

El director James Gunn regresa para dirigir el Volumen 2 de las aventuras de Star-Lord y compañía, donde el líder de esta banda de héroes y contrabandistas se encontrará por primera vez con su padre y descubrirá su verdadero origen.

Asentado en una zona confort, el director no arriesga y prefiere replicar la fórmula que le dio el éxito hace tres años utilizando comedia que va entre el humor negro y la comedia de pastelazo, así como el uso de música representativa de los años 70 y 80, solo que esta vez, su narrativa no da respiro a estos elementos saturando la cinta de chistes y música cada que existe la oportunidad.

Mientras que en la primera parte, la historia explora los orígenes de los personajes, sus motivaciones personales y la formación de una “familia disfuncional”, ahora Gunn decide explorar la paternidad desde varios puntos de vista, aplicado a todos los personajes que conocemos.

Para Peter Quill “Star-Lord”, la película tiene como conflicto principal el encuentro con su verdadero padre (Kurt Russell), mientras Michael Rooker como Yundú, tiene también un importante desarrollo siguiendo esta premisa; por otro lado, Rocket Racoon (voz de Bradley Cooper) se convierte en el padre de Groot (voz de Vin Diesel) en su etapa “infantil” y, Gamora (Zoe Saldana) y Drax (Dave Bautista), exploran desde diferentes puntos el como la ausencia paterna los define.

Aquí el tema paternidad amenaza de diferentes formas a este grupo y cada conflicto se amalgama en una trama que busca usar la comedia como catalizador para que su ritmo sea ágil y logre entretener a la base de fanáticos que ha ido armando desde su primer cinta.

Pareciera que en esta secuela pesan más las líneas narrativas de personajes secundarios, dejando a sus protagonistas como solo puntos de resolución para personajes como Yondú, Rocket y Gamora.

Aunque excesiva en los elementos que le dieron el éxito del que ahora goza, este segundo volumen puede que haya bajado un poco la barra de exigencia, pero para nada se sale de su estilo, mantiene la coherencia a su propio universo y entretiene durante sus poco más de dos horas de duración.

Los Guardianes de la Galaxia regresaran con la promesa de expandir al espacio exterior el terrenal universo de Los Vengadores, esperando “Thor: Ragnarok” haga lo propio para que el próximo año veamos llegar a su punto más alto al cine de súper héroes tanto narrativamente, como en presupuesto, y para reunir al elenco más grande que se haya visto en la historia del cine con “Avengers: Infinity War”.

Como ya es tradición, no abandones la sala de cine después de finalizada la cinta, ya que el director preparó cinco escenas post-créditos.

¿Te gustó esta secuela? ¡Sigamos la conversación en Twitter! @AlbertoMoolina