El 40 por ciento de cruces en la capital poblana se encuentran en pésima calidad de flujo propiciado por la mala sincronización de semaforos, entre ellas, la 11 norte-sur y bulevar 5 de mayo, así lo arroja el estudio que elaboró la UNAM presentado a los regidores ayer martes denominado sistema adaptativo de control de tráfico.

Al respecto, el presidente de la comisión de servicios públicos, Iván Galindo Castillejos, detalló que derivado de un convenio con un valor de 11 millones de pesos, la representante de la máxima institución del país y doctora del instituto de ingeniería, les dejó en claro que este programa sólo resolverá los conflictos vehiculares en un término de 5 a 10 años.

Por lo que auguró que no se llevará a cabo, sin embargo, es necesario agotar el proceso de análisis, pues se prevé que las reuniones se extiendan a dos más, pues aún quedan pendientes.

Galindo desglosó que entre las observaciones de la experta y que evita que el espectro de beneficios sea mayor a los 10 años, son básicamente porque no existe compatibilidad de infraestructura (concreto o calles) con semáforos, además del crecimiento de los automóviles y  nula inversión de administraciones pasadas; hay aparatos que datan de 1960.

“Surgieron varias cosas interesantes como críticas en materia de movilidad de RUTA 1 y 2, detectamos vicios y errores en su implementación. De acuerdo a la información que nos dieron a ayer se solucionaría el problema de sincronización entre 5 a 10 años, por la infraestructura de muchas obras en el municipio que no congeniaron bien con los semáforos”.

Al final, agregó, el proyecto busca cambiar los softwares  del total de semáforos en el municipio poblano para agilizar la movilidad.