Pese a que los residuos depositados hasta la fecha en el relleno sanitario intermunicipal genera 85 mil toneladas de gas metano al mes, no se invertirá para aprovecharlo en la generación de luz, debido a que el costo-beneficio no está a favor para la inversión que se requiere.

Así lo declaró en entrevista con Síntesis el director del relleno, Juventino Hernández Lima, quien aseguró que por ello para agosto de este año se instalará el primer quemador, aunque antes se debe reducir al máximo el nivel de humedad que se tiene registrado en la celda que hoy en día recibe los desechos de la región.

“Tenemos un 48 por ciento, no muy elevado, de humedad; si no la eliminamos no permitirá que el gas sea quemado en su totalidad, por ello primero nos enfocamos a esto, pero ya está programado que para agosto se instale el quemado, claro se van a realizar pruebas primero, porque hay que ver la presión que tiene de salida si no tiene suficiente hay que instalar un extractor e instalar un deshumificador para la humedad”, indico el funcionario.

El costo de la instalación de todo este equipo alcanzaría aproximadamente 450 mil pesos, pero con ello se garantizaría que el gas se desechará.

Hernández Lima calcula que en cuanto se deje de depositar en esta celda basura y deje de haber momento de los residuos con las maquinas, se producirá gas metano por los próximos 20 años, que de no ser quemado de esta manera se convierte en una bomba de tiempo en el lugar ya que al dejar de haber movimiento no hay manera de que escape y se disperse en el aire.

Actualmente el gas que se está percibiendo en la celda es el que están produciendo los desechos depositados hace 10 años es decir en el 2008, pero como todavía está activo el acomodo de basura tiene opción de dispersarse, otra ventaja es que se degrada, como ya sucedió con el de la basura depositada en el 2004.

En lo que respecta a la posibilidad de darle un uso sustentable al metano, Juventino Hernández indicó que ya se cuenta con un proyecto realizado por un alumno de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), pero el costo beneficio aún no es favorable debido a que en el relleno se obtiene luz con celdas solares, tan solo para que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) tienda sus cable desde la toma más cercana, que está a un kilómetro de distancia, en el 2007 cobraba 350 mil pesos, pero aparte de eso hay que colocar trasformadores y el biogenerador necesario esta por los 35 mil dólares.