En el polideportivo Carlos Balmori de la Universidad Auntónoma del estado, se llevó a cabo la magna celebración por parte de la feligresía de la iglesia de la Luz del Mundo, quienes recibieron al siervo de Jesucristo, Naasón Joaquín García, en medio de vítores y cánticos, mismo que llevó un mensaje referido a cómo Dios a través de la fe y la obediencia, hizo prósperos a Abraham, a sus descendientes y al pueblo de esta congregación con presencia en 53 países.

En medio de una gran ovación, los seguidores de la Luz del Mundo, iglesia que tiene su origen y sede central en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, recibieron a Naasón Joaquín García, tercer apóstol de Jesucristo que dirige esta congregación, que en Hidalgo congregó a 6 mil fieles, donde García predicó su mensaje.

Hidalgo formó parte de la gira nacional que Joaquín García realizó, misma en las que visitó también los estados de Guerrero, Tlaxcala, Estado de México, para cerrar su gira el miércoles en la Arena México de la capital del país.

Ante los 6 mil feligreses de la Luz del Mundo que vinieron de las iglesias de Pachuca, Tulancingo, Santiago Tulantepec, Progreso de Obregón, Tula de Allende, Ciudad Sahagún, Tasquillo, Huasca, Huichapan, Chapantongo, Real del Monte, Tizayuca, Huejutla, Zacualtipan, Tlahuelilpan, Actopan, Zempoala, entre otras, este siervo de Jesucristo empezó una clamorosa predica agradeciendo a los asistentes por haber preparado una mesa y un pan para que pase y descanse, les dijo que ellos eran su descanso, su felicidad, su alegría y les deseo que la paz y el gozo inunden sus seres.

Les dijo que eran gente de sabiduría, pues ciertamente Hidalgo es uno de los estados más pequeños de la república mexicana, pero elogió como se ha multiplicado la obra del señor en el estado y cómo se ha ido cumpliendo la promesa de Dios, “aunque sois un estado pequeño, son ricos en fe, levantáis con buenas obras”.

Expuso que trajo su ministerio hasta este hermoso estado, y compartió que en los lugares donde estuvo en la entidad, en su iglesia jamás ha encontrado desánimo o incredulidad, antes bien ha encontrado fe, además de que en la entidad lo mismo ha encontrado prosperidad, crecimiento, alegría, luz y amor, “he encontrado hijos responsables y grandiosos templos que son obras de fe, he encontrado una iglesia firme y gloriosa”.

Con evangelio en mano, el líder espiritual de la Luz del Mundo refirió las promesas y bendiciones que Jesucristo les ha dado, “mi presencia no solo es para que crezcáis espiritualmente (…) porque yo sé, que yo no soy Cristo, pero soy un siervo de Él”.

Nassón Joaquín manifestó a los suyos, “la palaba de Dios viene a reforzar nuestra fe y el ánimo de seguir adelante”.

Seguidamente, ante los 6 mil fieles que estaban ataviados de blanco en su gran mayoría y quienes tenían en mano su libro de canticos y su biblia, les recordó que el mensaje se veía vía internet en 53 países.

Recordó las promesas que hablan de crecimiento y prosperidad de la iglesia del señor, refiriéndose a los suyos, “tenemos un pueblo fuerte, ruidoso, que se va a hacer notorio en este mundo, porque esa fue la promesa que el señor dio a nuestro hermano Aarón”.

Planteó que las bendiciones de prosperidad y riqueza se cumplirán de acuerdo al proceder ordenado del hermano que hace oración al señor, y se cumplirá en aquellos que hacen la voluntad de Dios, pues aunque Dios tiene promesas, apuntó que no se cumplirán en aquellos que obran desobedientemente.

Nassón comenzó a recordar las grandes y hermosas promesas, como la que Dios hizo a Abraham, a quien ya siendo anciano, Dios se le apareció, y le prometió que él sería el rey de un nuevo pueblo y de él saldrían naciones, además que estaría con él todos los días de su vida.

Resaltó la ley que Dios envío con el evangelio que trajo Jesucristo, quien dio su vida por nosotros.

Así, explicó que el señor siguió cumpliendo su promesa con Abraham, a través de su hijo Isaac, luego con José, con Moisés, mismos quienes cumplían su ley y tuvieron prosperidad, y refirió que cuando el pueblo israelita se apartó de su ley, les fue mal y sufrieron, porque no tuvieron un hombre de Dios.

Naasón Joaquín García les observó a los fieles de la Luz del Mundo las promesas que Dios les ha hecho, a semejanza de Israel, con el siervo de Jesucristo, Aarón, y su esposa Elisa, quienes iniciaron sin un pueblo y sin templos, pero que gracias a la promesa divina, su trabajo fue prosperado, y gracias a la gracia divina comenzó a ver un pueblo de Dios, que comenzó a crecer y a extenderse.

Recordó que quienes creyeron en la palabra de Aarón Joaquín fueron prosperados, lo mismo paso con el apóstol Samuel Joaquín, por lo que el pueblo de origen humilde, prosperó y se multiplicó, cruzando fronteras y mares, refiriéndose a los fieles de la Luz del Mundo, quienes ya tienen presencia en 53 países, “y los ojos del mundo voltearon a ver la prosperidad de este pueblo”.

Llamó a los suyos a no olvidar esta ley y esta doctrina, ni apartarse de Jehová, para seguir llegando a todos los confines, mismos que le corearon al unísono, “somos hijos de Dios”, para luego retirarse en medio del clamor de los fieles, quienes en muchos casos derramaron lágrimas de emoción al ver a su líder espiritual visitarlos en Hidalgo.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre