Igual que sucede con el día de las madres, del maestro y todo tema que  pueda resultar de moda, actualmente el periodismo ha sido tema central y se ha convertido al igual que todo lo que sucede en este país en algo de moda que lamentablemente también será algo pasajero que ha servido de bandera política a legisladores locales, federales, y hasta gobernadores, además de grupos sociales defensores de causas habidas y por haber,  para atraer los reflectores o por lo menos tener un tema para hacerse notar.

La apuesta de colegas con quienes De Buena Fuente ha tenido la oportunidad de comentar o escuchar sus formas de ver y calificar o hasta descalificar la situación que siempre se da entre los comunicadores, es que como todo tema de moda, este no tendrá mejor suerte y con el paso del tiempo quedará en el olvido y será hasta que sucedan nuevas acciones en contra, en que se retome el tema, pero como ya serán otros los actores políticos, pues será nuevamente la novedad para sacarlo a la luz pública.

La realidad más que visión de la problemática en general del gremio, no es desconocida para nadie ya que en hay personas principalmente las mujeres, las que se han encargado de recordar que desde hace más de diez años, se anunció con bombo y platillo una ley para la defensa de los derechos de los periodistas, lo cual al final solamente fue toda una serie de anuncios, declaraciones, señalamientos, acusaciones incluso, para que al final no sucediera absolutamente  nada y que todas las intenciones se fueran al archivo y la congeladora, hasta que nuevamente en las semanas recientes los hechos trágicos reactivan el tema.

Por eso, de acuerdo con muchos de los colegas es seguro que a pesar de las circunstancias al final nada suceda porque lo más que pueda pasar es que se convierta en algo cíclico que de repente sea algo de moda en todos los foros, que suceda algo más importante para que  se vaya al archivo y en el momento en que pase el momento de los demás temas asuntos, algún político lo retome para llamar la atención  desgarrándose las vestiduras para hacerlo más real y después tenga que dejarlo porque se acabó su tiempo o simplemente lo olvidó al igual que el seguimiento de las propuestas que en algún momento llegara hacer.

Lo lamentable es que la misma situación se da en todos los sectores, con el medio ambiente y con todo lo que sea motivo de pretexto para que los actores políticos de también de moda tengan tema para salir adelante en su labor, aunque en realidad hay quienes tienen más que suficiente con las efemérides para poder sacar adelante su trabajo el cual prácticamente solamente consiste en revisar el calendario para poder hacer un pronunciamiento al respecto, aunque los temas de importancia tengan que esperar mejores tiempos.

Es por eso que nadie que forme parte de este gremio tiene que sorprenderse o decirse sorprendido a pesar de que la mayoría tiene como consigna de que si no son respetados sus derechos en los medios para los que colaboran, ya que carecen de toda prestación y apoyo en momentos difíciles, pues no hay nada más que les pueda caer de verdadera sorpresa o que lo convenzan de que las cosas pueden cambiar o mejorar en este ambiente.

En tanto, no resta más que esperar a que los propios interesados, no aquellos que también aprovechan la ocasión o la llegada del siete de junio, para levantar la voz recordar y pronunciarse en contra de lo que tampoco han hecho, a que alguien se decida de una vez por todas a tomar las riendas y obligar a todos los que digan o inicien algo a que realmente lo terminen pero sin demagogia.

COMPARTIR