Nada más rico que cenar una pieza de pan con un vaso de leche o café. Y para que eso pase, antes ya tuvieron que esforzarse decenas de personas dedicadas a la elaboración de esta delicia gastronómica que, con su gran variedad, satisface hasta los gustos más exigentes.

 

FOTOOmar Rodríguez / Síntesis
COMPARTIR