Combatientes del grupo extremista Estado Islámico lanzaron una serie de contraataques en un barrio occidental de Mosul que se había declarado libre de milicianos, provocando choques que continuaron durante la noche, informaron el lunes las autoridades iraquíes.

Para cuando amaneció, la situación estaba controlada y los combates habían terminado, según el general de brigada Mohammed al-Khodari, portavoz del ejército.

Los ataques se produjeron mientras fuerzas iraquíes seguían avanzando sobre la última parte que controlan los extremistas en la Ciudad Vieja.

Células durmientes del grupo armado prendieron fuego a casas y vehículos el domingo por la tarde en el barrio de Tanak, en el extremo más occidental de Mosul. La zona se declaró liberada a principios de mayo.

“Esto está en línea con las tácticas que hemos visto antes en Samarra (y) Anbar”, informó. Tanto la ciudad iraquí de Samarra como la provincia occidental de Anbar fueron liberadas el año pasado del Estado Islámico, pero han sufrido contraataques esporádicos del grupo armado.

“Cuando intuyen la derrota en algún sitio, contraatacan en otro lugar para distraer la atención y mostrar que siguen siendo fuertes”, dijo el portavoz. “Este ataque muestra que pronto serán derrotados en Mosul”.

El grupo extremista lanzó este mes una contraofensiva a gran escala en Mosul que subrayó su resiliencia en la ciudad tras meses de intensos combates contra fuerzas iraquíes con apoyo aéreo de Estados Unidos.

Más de 100 combatientes de la milicia lanzaron un ataque el 14 de junio y mataron a 11 policías iraquíes y cuatro civiles en enfrentamientos que se prolongaron durante horas.

Las fuerzas iraquíes lanzaron una operación para retomar la Ciudad Vieja, el último bastión de la milicia radical en Mosul, hace apenas una semana, más de ocho meses después de que comenzara oficialmente la batalla por la segunda ciudad más grande del país.

COMPARTIR