Fallece Diego Peláez Sánchez fundador de la Casa de las Bóvedas

El 26 de Junio hace poco más de 300 años, muere Diego Peláez Sánchez, quien en vida edifico la famosa Casa de las Bóvedas. .

Diego Peláez Sánchez, fue un destacado eclesiástico de la Catedral Angelopolitana, durante finales del siglo XVII e inicios del XVIII, fue “medio-racionero en 1682, racionero en 1685, canónigo en 1693 y murió, siendo maestreescuelas, en 1714”, según Hugo Leicht.

En 1685, se encontraba construyendo una casa, cuyos pisos superior e inferior, serían bóvedas, haciéndola notable en la ciudad.

La obra estaría a cargo de don Diego de la Sierra, emigrante de Sevilla recién llegado a Puebla. Quien había realizado los claustros del templo de la Concordia, del Real Hospital de San Pedro y la Capilla de Jesús Nazareno de la Parroquia de San José.

El tipo de construcción, del lugar Manuel Toussaint, lo encontró dentro del “barroco sobrio”. Construida en cantera entre los años de 1684 y 1685, utilizando elementos como las pilastras y columnas tritóstiles,  junto con estrías ondulantes y en zig zag columnas y arcos, las almohadillas y decoración foliada dan un toque rico y distinguido a esta construcción.

La casa, después de la muerte de Diego Peláez en 1714, pertenecería a diversos dueños y estaría en constante disputa. Desde 1813 fue sede la Junta de Caridad para la Buena Educación de la Juventud que tenía una escuela de primeras letras y una de dibujo, que buscaba principalmente “la creación de una juventud sana y provechosa a partir de la enseñanza de las artes y oficios”.

Tiempo después se daría origen a la Academia de Bellas Artes. Institución que en un inicio fue inquilina de la casa y para 1840 la compró.

Dicha Junta estaba formada por un director eclesiástico, 12 socios eclesiásticos y 12 seculares, esta “tenía un carácter eminentemente benéfico y buscaba, más que la formación de artistas, la creación de una juventud sana y provechosa a partir de la enseñanza de las artes y oficios”.

En esta case se realizarían los planes del benemérito José Antonio Jiménez de la Cueva, al establecer en ese lugar por más de un siglo, la Academia de Bellas Artes.

Con la fundación de este sitio, se le cambiaría el nombre de la calle donde se encontraba la casa a calle de la Academia y para 1889 a calle de Francisco Morales, en honor a Francisco Morales Van den Eyden, maestro y director sobresaliente de la misma institución.

Tras 160 años de haber sido Academia de Bellas Artes, pasaría a convertirse en la Pinacoteca de la Universidad Autónoma de Puebla. Tras este cambio, parte importante del acervo cultural que albergaba la casa también fue cambiado de sede.

Horacio Labastida y Manuel Lara y Parra, serían  quienes emprenderían la campaña para recuperar el legado de la Casa de las Bóvedas. Para 1973 lograrían recuperar un total de 125 piezas. La Pinacoteca se transformaría en la Vicerrectoría de Difusión Cultural de la BUAP.

 

COMPARTIR