Una riña presentada entre comerciantes de Pachuca y taxistas de la zona metropolitana provocó el cierre de las calles por cerca de una hora, ocasionando un caos vial en el centro de la ciudad.

El conflicto derivó luego de que supuestos cobradores agredieron a uno de los taxistas al momento que levantaba pasaje en el paradero localizado en la esquina de Julián Villagrán y Venustiano Carranza en donde dichos sujetos aparentemente drogados, golpearon a uno de los taxistas y su padre que lo acompañaba.

En el sitio se confrontaron comerciantes de la Federación de Organizaciones Independientes del Estado de Hidalgo (Foideh) y taxistas quienes bloquearon las calles por cerca de una hora por lo que fue necesaria la intervención de la policía municipal para evitar que el problema llegar a los golpes.

De acuerdo con Pedro Raúl Solares Cuevas presidente de la Federación de Uniones de Trabajadores del Volante (FUTV) el conato de riña fue una confusión al pensar que los cobradores eran personas de Oscar Pelcastre por lo que decidieron enfrentarse luego de la agresión que sufrieron las dos personas.

No obstante luego de una breve negociación entre ambos líderes de las agrupaciones, fueron disipados para abrir paso a la circulación, “hubo jaloneo con los muchachos en el paradero con gente que ni siquiera era de Pelcastre son los que regentean aquí y le cobran a la gente”, comentó Pedro Solares.

Indicó que todo fue un mal entendido entre los transportistas y comerciantes de la zona, sin embargo si culpó a los “vándalos que andan en el centro… son los que según tienen el control de aquí del centro,  ni él ni nosotros nos vamos a dejar de eso”, agregó el representante de los taxistas añadiendo que son personas que andan drogadas subiendo pasaje y amedrentando a los choferes.

Por la agresión refirió que estarán levantando las denuncias correspondientes ya que tienen localizados a los agresores en un video, además de que en conjunto con la Foideh, la FUTV estará pidiendo a las autoridades municipales mayor seguridad.

De igual forma recalcó que el personal que trabaja para ellos verificando el horario de los taxistas, están plenamente identificados por sus trabajadores para evitar este tipo de abusos “pero de repente llegan vándalos que quieren apropiarse del paradero y cobrarle tanto a la gente como a los taxistas”.