La poca lluvia que ha caído durante esta temporada ha complicado la situación del campo en el municipio de Huasca luego de que las presas se encuentran al menos del 20 por ciento de su capacidad, según refrió el alcalde Marcelo Soto Fernández, quien reconoció que una tercera parte de la cosecha temporal se ve afectada.

El edil indicó que por la situación de estiaje las presas se están secando luego de que los campesinos ocupan la reserva para regar sus cultivos en varias ocasiones debido a la poca lluvia que ha caído, sobre todo en aquellos de cosecha temporal como son maíz, hortalizas y forrajes.

Destacó la urgencia en el municipio de la caída de lluvia ya que la capacidad de las presas se encuentran muy por debajo del 20 por ciento capacidad, “hay muchas donde ya no se les puede sacar agua porque están muy bajas”, agregó el alcalde.

Indicó que la presa Colorada y la de La Luz están llegando casi al fondo del suministro sobre todo por ser éstas las solicitadas para regar los campos de la zona, de manera que esperan con las lluvias se pueda remediar la situación.

De las quince presas que existen en el municipio únicamente la presa de San Antonio es la que se encuentra abastecida y la que representa una opción para los agricultores en caso de que la situación se agrave, no obstante el resto como la de San Carlos, las Mesas, la Colorada, y demás están en bajos niveles.

Marcelo Soto reconoció que dicha problemática se agravó ante la falta de lluvias contempladas desde mediados de mayo y las cuales no fueron como lo esperado de manera que los campesinos, principalmente de cosecha temporal se han visto afectados al tener que regar varias veces especialmente donde no cuentan con un sistema de riego.

Por lo anterior, el edil adelantó que ya se realizó el trámite para el seguro agrícola por las pérdidas y se encuentran en espera de la respuesta.