Dentro de un año, en un día como hoy, sabremos quién será el nuevo Presidente de México. Un personaje que conducirá nuestro futuro en los siguientes seis años.

Para ese entonces, se habrán escrutado los cómputos distritales en todo el territorio y sabremos con “exactitud” cuántos votos habrá recibido cada uno de los candidatos y partidos políticos.

Este nuevo presidente saldrá de la elección más compleja en la historia moderna. Como nunca, los mexicanos estamos ante la oportunidad de decidir nuestro destino y para hacerlo, debemos de reflexionar en el México que tenemos, el que los partidos y políticos de siempre nos han dejado; en desigualdad, pobreza, inseguridad, falta de oportunidades, migración y quizás lo más importante, desesperanza.

Por eso es fundamental que a un año de las elecciones de julio de 2018 pensemos en el nivel de democracia que queremos. Hay que empezar desde ahora, a 12 meses de distancia, a trabajar por el país que queremos, por nuestra participación, que no sólo se reduzca en acudir a una casilla electoral, tachar una opción para después olvidar nuestra responsabilidad cívica.

La tarea empieza desde ahora, con una reflexión y crítica hacia nuestra propia actitud y mismas carencias.

Es bien sabido que el primer paso no te lleva a donde quieres ir, pero te saca de donde estás.

Sabemos que el reto es enorme. Continuamente nos dicen que cambiar el sistema es imposible, que tiene años en el poder, que los mismos de siempre acapararán los espacios… pero sabemos que eso no tiene que seguir siendo cierto.

En todo el mundo la convivencia está cambiando. En Canadá y en Francia la ciudadanía se impuso provocando marcadas diferencias a lo tradicional. Hoy son ejemplo mundial.

Nosotros podemos hacerlo, solo es cuestión de dar el primer paso, de pensar en movernos de un sistema que no responde al presente que no da soluciones a las principales carencias y que ha probado su fracaso.

No nos debemos preocupar por la enorme tarea que implica cambiar nuestra realidad, de lo que debemos ocuparnos es de dar el primer paso y ese es decirle a los partidos que ya no nos engañan, que ya no nos usarán para eternizarse.

A eso le temen, a que nos organicemos. Ellos siempre se han sabido agrupa. Hasta se ponen de acuerdo para distribuirse los periodos en los que estarán en el poder. Eso ya no va a seguir igual. Es una decisión tomada

A un año de los comicios federales, busquemos una democracia donde todos decidamos en libertad y conocimiento. Con reflexión y sobre todo espíritu de cambio para mejorar.

Sí se puede lograr lo que nos dicen es imposible. Ha llegado el tiempo para hacerlo.

Sólo falta que des el primer paso.

Yo ya lo di al buscar una candidatura independiente y ciudadana

¿Tú que harás?.

¿Qué haremos juntos?

@PedroFerriz

COMPARTIR