Los mexicanos no pueden sentirse seguros en ningún lugar del país debido al incremento de homicidios, afirmó la Iglesia católica de México en un comunicado.

El comunicado del domingo por parte de la Conferencia del Episcopado Mexicano se dio el mismo día en que se encontraron los cuerpos de dos hombres y una mujer en la entrada de la que alguna vez fuera una tranquila y exclusiva playa turística.

“No hay un rincón en el país donde un mexicano pueda sentirse seguro y vivir en paz”, escribió al Conferencia del Episcopado en un editorial.

La Procuraduría General de Justicia del Estado de Baja California Sur reportó que los tres cuerpos fueron encontrados dentro de un vehículo en Cabo San Lucas, al parecer todos con impactos de bala.

Los centros turísticos de Los Cabos se han visto sacudidos por una ola de asesinatos en los últimos meses.

En tanto, fiscales en el estado de Veracruz, en el Golfo de México, informaron el domingo que identificaron los cuerpos de tres mujeres, de 17, 19 y 26 años de edad, que estaban desaparecidas desde el 1 de mayo. Los cadáveres fueron localizados en una fosa clandestina localizada en la población de Atzacan.

Además, en el estado de Guerrero, en el sur del país, un portavoz de seguridad estatal dijo que tres guardias de prisión enfrentan cargos por una disputa entre pandillas rivales al interior de una cárcel, en la que murieron 28 reclusos. El vocero Roberto Álvarez dijo que a los custodios se les acusa de “participación directa” en los asesinatos.

En mayo, México registró su mayor cifra mensual de asesinatos en los últimos 20 años. En 2011, el peor año previo, los homicidios se concentraban en estados como Chihuahua, Sinaloa y Tamaulipas.

COMPARTIR