Como parte de la Expo Militar que se lleva a cabo en el Centro Expositor de Puebla, me fue grato encontrar un stand dedicado exclusivamente a dar a conocer la labor que realiza el Ejército en materia de equidad de género.

Con el slogan, “Que la diferencia no se traduzca en desigualdad”, el stand muestra una campaña orientada a fomentar una convivencia más sana entre hombres y mujeres, cimentada en una disminución de los estereotipos, como los referentes a las actividades que se supone deberíamos hacer los hombres y las mujeres por el simple hecho de serlo.

Sin requerir de tanto texto, se nos muestra mediante unos dibujos sencillos pero muy entendibles que ambos géneros podemos realizar las mismas actividades en el hogar, que ya no es exclusivo de las mujeres planchar, lavar ropa y trastes, hacer la comida, cuidar de los hijos, etc. y que ya tampoco es de los hombres, ser quienes trabajen fuera de casa y lleven el sustento a la familia. Con la frase: “entre dos es mejor”, refuerzan el concepto de equidad en las actividades del hogar.

Asimismo, con la frase, “el tiempo es poco, hazlo de calidad”, la campaña fomenta una sana convivencia entre las parejas, ya que al compartir las actividades se aligera la carga para ambos. En esta época en la que cada vez los horarios de trabajo son más demandantes, es de suma importancia este aspecto.

Buscando ahondar más en el tema, platiqué con el encargado del stand, quien me hizo notar un estereotipo en el que incurrí y que creo que muchos y muchas suelen también incurrir.

Hablando del ingreso de las mujeres a las fuerzas armadas, le mencioné que suponía que parte del trabajo del Ejército en materia de equidad es el disminuir el rechazo que esto genera por parte de los hombres, a lo que me contestó que precisamente esto también es un estereotipo.

Y tiene razón. Tenemos tan grabado el concepto de que el ámbito militar está plagado de machistas que caemos en estereotipar.

Afortunadamente esas épocas están quedando atrás, pero coincidimos mi interlocutor y yo en que aunque la mentalidad está cambiando, aún se tiene que lidiar con padres o abuelos quienes consideran que el género femenino está vetado para las actividades del Ejército y que por ende, le niegan su apoyo a quien desea ingresar a alguna de las instituciones educativas que forman parte de las fuerzas militares.

Para fortalecer la lucha contra la desigualdad de género y la violencia hacia las mujeres, desde el año 2012 entró en funciones el Observatorio para la Igualdad entre Mujeres y Hombres en el Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos.

Sus funciones principales son las siguientes:

  • Detectar las situaciones que vulneren la igualdad entre mujeres y hombres en el Ejército y Fuerza Aérea;
  • Evaluar y proponer las acciones necesarias para prevenir y eliminar cualquier forma de discriminación por motivos de género;
  • Impulsar medidas y políticas que aseguren la igualdad entre las mujeres y los hombres del Ejército y Fuerza Aérea,
  • Evaluar el cumplimiento y eficacia de las acciones y políticas implementadas para prevenir y eliminar cualquier forma de discriminación y asegurar la igualdad entre mujeres y hombres.

Otras de sus funciones son las de impartir a los elementos castrenses cursos presenciales y a distancia, talleres y seminarios, con los que se busca ir eliminando paulatinamente la brecha ente hombres y mujeres dentro del ámbito militar.

Por lo que pude constatar, el Observatorio ha dado sus frutos ya que 14, 600 mujeres forman parte del Ejército y la Fuerza Aérea y se espera que para el 2018 sean  18 mil.

Muy bien por nuestras fuerzas armadas.

Nos leemos el próximo domingo.

CONTACTO

Ari_Sintesis en Twitter.

comomariposa127@gmail.com

COMPARTIR