México, 28 Ago (Notimex).- El periodismo de investigación debe contar historias sin prejuicios, sin calificativos; debe explicar con hechos constatables y testimonios de primera mano los antecedentes y las consecuencias de una noticia, asegura el periodista mexicano Martín Moreno.

Entrevistado a propósito de su libro “Por la mano del padre”, editado ahora por Aguilar, Moreno habló de su quehacer profesional que lo ha llevado a ir más allá de la noticia para escribir libros-reportajes con temas como el primer filicidio suscitado en México.

Publicado inicialmente en 2009, tres años después del fatal suceso que se avocó a investigar, “Por la mano del padre”, sostiene, es un libro que lo marca de manera especial, no sólo por ser el primero sino “porque nunca entenderé ni justificaré que un hombre mate a sus propios hijos”.

La historia descubre a Moreno en noviembre del 2006, cuando encuentra la nota en una contraportada de La Prensa, a partir de ahí se entrega a investigar a fondo qué hay detrás de una decisión tan atroz, qué lleva a un padre a matar “por venganza” a sus tres hijos.

No serás un jurado más ni hay empatía posible, asegura, sólo la certeza de que “nos toca como periodistas contar este tipo de historias para tocar a la gente con los problemas que aquejan al país”, para sensibilizarla sobre lo que pasa, por qué y cómo tomar acciones al respecto.

“Desde que conocí a Gustavo me parecía inconcebible que un hombre matara a sus hijos, no lo aceptaba bajo ninguna circunstancia, así que empecé a investigar, me fui 10 meses a Neza para investigar a diario, con excepción de los fines de semana, para mí lo importante era contar la historia de Gustavo, sin juzgarlo”.

La idea era hurgar en su vida para conocer “qué lo llevó a la decisión más canalla de matar a sus hijos después de ésto no concibo algo más terrible”.

Y lo que encontró Moreno es que, por las condiciones actuales del país, “hay muchos Gustavos en potencia, en cada casa, a nivel de estratos económicos bajos y altos, (porque) él no es el único que bebe, que se droga o al que engaña su mujer”.

Entonces, lo que me deja es que hay que superar las adversidades y los obstáculos, porque si no controlas tu violencia, tu ira, y te lleva a cometer actos tan brutales como los de Gustavo.