El virus Zika estuvo en boca de todos hace ya unos meses por contribuir al aumento de los casos de microcefalia en fetos y bebés nacidos en Sudamérica especialmente en Brasil durante el año pasado. Sus efectos, raramente manifiestos en adultos, también conllevan malformaciones nerviosas y en algunos casos muerte prematura, como resultado del ataque que el virus ejerce sobre las células madre que generan tejido nervioso

Zika

Precisamente esta forma de actuar del Zika fue lo que le hizo pensar a un equipo de investigadores de la Universidad de California que quizás se podría usar el virus para atacar las células madre mutadas que generan el glioblastoma, el tumor cerebral más común y más maligno dentro de las neoplasias de la glía (las células del tejido nervioso).

Como explica Milan Chheda, co-director de esta investigación publicada en la revista The Journal of Experimental Medicine, resulta sumamente frustrante tratar a un paciente de una forma tan agresiva como ya sabemos para ver que su tumor reaparece al cabo de unos pocos meses. Así que nos preguntamos si la Naturaleza podía ofrecernos un ‘arma’ para actuar sobre las células responsables de esta recurrencia.

Vía: ABC

COMPARTIR