Las relaciones de poder siempre estuvieron presentes en las novelas de la escritora estadounidense Patricia Highsmith y no faltaba algún personaje que quería esconder lo que en realidad era.

Así lo consideró el escritor Iván Farías durante su participación en el ciclo Cine y literatura: Patricia Highsmith, luego de la proyección de la cinta Aguas profundas  (Eaux profondes, Francia, 1981) en la sala 4 de la Cineteca Nacional.

Inspirada en la novela Deep Waters, la película cuenta la historia de Vic, un hombre pasionalmente enamorado de su joven esposa, que en apariencia tolera sus flirteos con otros hombres.

Para mantener a los enamorados más persistentes a distancia, insinúa que ha matado a uno de sus pretendientes, pero cuando el verdadero culpable de ese asesinato es arrestado, surge la necesidad de hacer realidad la ficción.

“El título hace alusión a esas fuerzas que se gestan en el fondo del mar que aunque parezca tranquilo, alberga cosas terribles que en algún momento saldrán. Esto es lo que sucede con el protagonista masculino cuando decide cometer su primer asesinato”.

El también crítico de cine compartió con los asistentes que a Patricia Highsmith no le gustó el final de la película debido a que consideró que estaba en total contradicción con su libro.

Sin embargo, la  cinta dirigida por el realizador francés Michel Deville  mantiene la esencia de los personajes retorcidos y oscuros de  Highsmith, interpretados Isabelle Huppert (Melanie) y Jean-Louis Trintignant (Vic Allen).

Iván Farías destacó que la culpa, la mentira y el crimen fueron los temas centrales en las obras de la autora de Extraños en un tren, texto que saltaría a la fama con la adaptación al cine del maestro del suspenso, Alfred Hitchcock.

También abordó algunos datos biográficos de la escritora cuya personalidad fue calificada de “huraña” y su reconocimiento en Europa más que en su país natal.

El ciclo Cine y literatura: Patricia Highsmith continuará el lunes 18 de septiembre con la proyección de Las dos caras de enero y culminará el lunes 25, con El juego de Ripley.

En ambos casos la cita es a las 18:00 en la Sala 4 Arcady Boytler de la Cineteca Nacional. La entrada es libre con cortesía solicitada en la taquilla 5.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre