Los empleados de la librería independiente en Burdeos, Francia, sí que saben pasarla bien. Sus creativas fotos posando con portadas de libros se han hecho famosas en todo el mundo.

 

COMPARTIR