Se creé que al menos 39 personas murieron en los incendios forestales de este lunes en Portugal y Galicia, esto a causa de incendios provocados y vientos originados por el huracán Ophelia.

El último reporte de las autoridades, los incendios dejaron 36 muertos en el centro y el norte de Portugal y donde también siete personas se encuentran desaparecidas, además de tres personas fallecidas en Galicia.

Las autoridades locales aseguraron que durante la mañana del lunes al menos 105 incendios continúan activos, 15 de ellos amenazando zonas pobladas y también están llegando a zonas céntricas de Vigo, la ciudad más poblada de Galicia.

Las autoridades de Portugal y España esperan que la lluvia y el descenso anunciado de las temperaturas ayudarían a detener las llamas.

“Todavía hay lugares a los que no han llegado los servicios de emergencia, así que el balance sigue siendo provisional”, avisó la portavoz de la protección civil portuguesa, Patricia Gaspar.

Estos incendios avanzaron por ráfagas de viento de hasta 90 kilómetros por hora originadas por Ophelia, el cual avanzaba por el norte de la costa española hacia Irlanda.

Según las autoridades de ambos países, los incendios fueron provocados intencionalmente, además de la prolongada sequía, que junto con las elevadas temperaturas y los fuertes vientos provocados por Ofelia terminaron convirtiendo la situación en crítica.