El accidente se produjo por una explosión de una caldera de vapor en el distrito de Raebareli. Más de una veintena sufrió quemaduras de gravedad.

Al menos 20 personas murieron y otras cien resultaron heridas este miércoles al explotar el tubo de una caldera en una planta de la estatal Corporación Nacional de Energía Térmica (NTPC, por su sigla en inglés) en el estado de Uttar Pradesh, en el norte de la India.

La explosión, cuyas causas se desconocen, se registró la tarde de este miércoles, alrededor de las 15:30 horas locales (10:00 GMT) en la unidad número seis de la planta de energía témica de la ciudad de Unchahar, en Uttar Pradesh, propiedad de la paraestatal National Thermal Power Corporation (NTPC).

Sanjay Khatri, responsable de la Policía de la región, informó que la detonación se registró en una tubería de una caldera recién instalada en la planta, por donde pasaban cenizas de carbón, según reporte de la edición electrónica del diario The Times of India.

“La explosión esparció cenizas incandescentes sobre los trabajadores”, indicó el oficial en declaraciones a la prensa. Cientos de trabajadores, incluidos altos funcionarios e ingenieros, estaban trabajando en la unidad número seis de la planta, que tiene una potencia de 500 megavatios (MW).

Khatri confirmó que se han recuperado los cuerpos de 16 trabajadores, mientras que un centenar habían sido trasladadas al hospital con quemaduras graves y muchos más habrían quedado atrapados al interior de la termoeléctrica.

El responsable policial dijo que es muy probable que el total de muertos aumente porque más de una docenas de trabajadores tuvieron quemaduras graves, además de que no se conoce con exactitud cuántas personas había en la planta al momento de la explosión.

Un equipo de la Fuerza Nacional de Respuesta a Desastres (NDRF) fue enviado al sitio de la explosión, que provocó pánico entre los empleados y residentes cercanos que corrían desordenadamente por calles de la zona.

En un comunicado, la para esatal National Thermal Power Corporation (NTPC) informó que inició una investigación para determinar los motivos de la explosión, al parecer registrada por una apertura en la esquina de uno de los tubos por los cuales pasan gases de combustión.

El primer ministro, Yogi Adityanath, quien se encuentra en la isla de Mauricio en una visita oficial de tres días, ha ordenado una compensación de dos millones de rupias para las familias de los muertos y 50 mil para los heridos graves.

En un mensaje, publicado a través de las redes sociales, el ministro indio de Energía, R. K. Singh, expresó su pesar por la pérdida de vidas y dijo que había ordenado al presidente y director general del NTPC, Gurdeep Singh, que se apresurara a ir al sitio, para investigar los sucedido.

La planta accidentada, que comenzó a operar en 1988, es la sexta más importante del país con una producción de 500 MW.