A la lista de los “papeles del paraíso” o Paradise Papers, sobre prácticas de optimización fiscal a escala mundial, se han sumado empresas como Apple, Nike; deportistas como el cuatro veces campeón de Fórmula 1, Lewis Hamilton; y funcionarios de alto nivel como el ministro de finanzas de argentina, Luis Caputo.

La empresa de tecnología Apple habría utilizado el paraíso fiscal británico de Jersey para pagar menos impuestos tras dejado de hacerlo en Irlanda.

Mientras, Nike, fabricante de artículos deportivos, creó sociedades de tipo offshore en las islas Bermudas para recibir pagos por millones de euros para utilizar los derechos de la marca.

Así, el consorcio reportó menores ganancias y pago menos impuestos de los que debía.

En tanto, Lewis Hamilton empleó una sociedad fantasma basada en la isla de Man para ahorrar impuestos en la compra de un jet privado con valor de más de 4 millones de euros.

Por su parte, Luis Caputo habría administrado -antes de ser funcionario- un fondo de inversión con sede en Estados Unidos, con negocios en Islas Caimán y Delaware, según el diario La Nación.

Más de un año después de la revelación de los Paradise Papers, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), que agrupa a 96 medios de comunicación de 67 países, hixzo públicos los Paradise Papers.

La información provino de 13.5 millones de documentos financieros, obtenidos por el diario alemán Süddeutsche Zeitung, y filtrados sobre todo desde el bufete internacional de abogados Appleby, con sede en Bermudas.

Entre los principales involucrados se encuentran los servicios de la reina de Inglaterra, el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, y funcionarios del gobierno de Rusia.

Ross consideró que “nada hay de reprobable” en que controle aún el 31 por ciento del capital de la empresa de transporte marítimo Navigator Holdings, que tiene entre sus principales clientes a la petrolífera rusa Sibur, de la cual uno de sus propietarios es Guennadi Timtchenko, allegado a Vladimir Putin.

Desde su inicio, la gestión del magnate Donald Trump ha sido afectada por el “affaire ruso“, y por las sospechas de colusión del equipo de su campaña presidencial con Moscú.

Unos 10 millones de libras esterlinas de la reina Isabel segunda -generados a través del ducado de Lancaster– fueron destinados a fondos en las islas Caimán y Bermudas.

Por su parte, el jefe de la comisión de Exteriores de la cámara alta de Rusia, Konstantin Kosachev, señaló que la publicación de los Paradise Papers intenta “generar emoción con confusas formulaciones”.

A raíz de esta publicación, la Unión Europea (UE) pidió la adopción de una lista negra de paraísos fiscales.