Enrique Graue, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dijo que las universidades deben ser apoyadas para que resuelvan en forma definitiva las carencias financieras a las que están sujetas, “crear un fondo de contingencia para mantener a flote las universidades públicas en crisis” comentó.

“Estas situaciones de potencial quiebra financiera en algunas instituciones de educación superior tienen orígenes diversos que van desde el flujo tardío e insuficiente de recursos estatales o mala planeación financiera, hasta acuerdos laborales indebidos que han impedido las reformas estructurales necesarias para el ejercicio presupuestal adecuado”, comentó.

El rector de la máxima casa de estudios se refirió en específico a la crisis por la que atraviesa la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM).

“Cualquiera que sea el caso, las universidades deben ser apoyadas para que puedan resolver en forma definitiva las carencias financieras a las que están sujetas”, dijo en la reunión por el 38 aniversario de la Asociación Autónoma del Personal Académico de la UNAM.

Graue comentó que quienes provocan conflictos económicos a las universidades “deben rendir cuentas de sus acciones y responder por sus actos, pero las instituciones de educación superior no pueden ni deben ser castigadas todas por el indebido actuar, en algunos casos, de un puñado de autoridades o administradores irresponsables”