Poseedora de un refinamiento exquisito, la escritora de origen belga Marguerite Yourcenar es recordada a 30 años de su muerte, ocurrida el 17 de diciembre de 1987, por obras como “El jardín de las quimeras” y “Memorias de Adriano”, en las que se refleja su amplio conocimiento sobre las civilizaciones antiguas y su afán por explicar las motivaciones humanas.

Marguerite de Crayencour nació el 8 de junio de 1903, en Bruselas, Bélgica. De madre belga y padre francés, adoptó la nacionalidad estadounidense en 1947, aunque su prolífica producción fue escrita en idioma galo.

De acuerdo con sus biógrafos, la poeta, novelista, dramaturga y traductora, publicó su primera novela “El jardín de las quimeras” (1921), a los 17 años. En ella pone de manifiesto su refinamiento como escritora e interés por reinterpretar los mitos griegos para adaptarlos al mundo moderno.

Un año después salió a la luz su colección de poemas “Los dioses no han muerto“, a la que siguió la novela “Alexis o el tratado del combate estéril”, que relata las opiniones de una artista que intenta dedicarse a su obra, pero tropieza con la oposición de su familia. Su primer viaje a Italia inspiró su novela “Denier de reve”, en 1934, en la que establece la diferencia entre el sueño y la realidad.

En 1934, conoció a la estadunidense Grace Frick, con quien entabló una profunda relación. Al estallar la Segunda Guerra Mundial se trasladó de manera definitiva a Estados Unidos donde dio clases de Literatura Comparada, en el Sarah Lawrence College. Ya como Yourcenar tradujo al francés “Las alas”, de Virginia Woolf, en 1937, y “Lo que Maisie sabía”, del escritor Henry James.

Su obra “Zeno de brujas” obtuvo el premio Fémina en 1968. Aunque la crítica consideró “Memorias Adriano” (1951) como su mejor obra. Otra novela histórica fue “Opus Nigrum” (1968), que narra la vida de un médico imaginario.

En 1971 publica “Teatro”, que incluye sus obras teatrales en dos volúmenes. También escribió biografías sobre su primera vida familiar en “Mishima o la visión del vacío” (1981) y “Les Yeux ouverts: entretiens avec Matthieu Galey” (1980).

Para la crítica, el estilo literario de Yourcenar se transforma en cada una de sus creaciones, aceptando siempre nuevas retos como escritura. Sus textos reflejan su conocimiento de las civilizaciones antiguas y afán por comprender las motivaciones humanas.

En 1980 Yourcenar se convirtió en la primera mujer que ingresó en al Academia Francesa y en 1986 fue galardonada con la Legión de Honor francesa.

Durante los años últimos años de su vida Yourcenar siguió viajando acompañada de Jerry Wilson, un joven americano de 30 años, sin embargo, cuando él murió, víctima del Sida, a ella no le quedaron ya fuerzas para continuar sola mucho tiempo.

Marguerite Yourcenar murió a los 84 años de edad, el 17 de diciembre de 1987, en una isla americana. En su juventud había escrito: “Soledad no creo como ellos. No vivo como ellos. No amo como ellos y sin embargo moriré como ellos”.