La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó que por lo menos seis pericos silvestres fueron detectados cuando eran comercializados de forma ilegal en la carretera Culiacán-Navolato.

El aseguramiento se dio tras un recorrido de vigilancia el cual permitió detectar a una mujer que pretendía vender a los seis ejemplares.

Profepa detalló que se trata de cinco pericos frente blanca (Amazona albifrons) y un perico frente naranja (Eupsittula canicularis), los cuales fueron abandonados por la comerciante, quien al percatarse de la presencia de los inspectores se fugó, sin que se lograra su captura.

Tras la revisión física de los ejemplares, se pudo detectar la falta de trato digno y respetuoso, por lo que las aves fueron trasladadas a la Unidad de Manejo Ambiental (UMA) El Apomito, donde los veterinarios dictaminaron que se encontraban con un alto grado de estrés.

Lo anterior pudo determinarse ya que las aves manifestaban vuelo activo y errático, debido al hacinamiento al que fueron expuestas en pequeñas jaulas.

Por lo anterior, las autoridades veterinarias recomendaron prestar cuidados cuarentenarios a las aves para vigilar su desarrollo y así estar en la posibilidad de proceder, en su caso, a la liberación a su medio natural.

Los ejemplares de loro frente blanca (Amazona albifrons) y el perico frente naranja (Eupsittula canicularis) se encuentran listadas como especies Sujetas a Protección especial (Pr) en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010.

Además, estas especies se encuentra incluida en el Apéndice II de la CITES, en la cual su comercio a nivel internacional se encuentra prohibido.

Las sanciones administrativas previstas en la Ley General de Vida Silvestre para estas irregularidades equivalen a multas de 50 a 50 mil veces la Unidad de Medida y Actualización vigente.