La prueba de los Cuatro Trampolines, en Innsbruck, Austria, ha dejado increíbles imágenes cortesía de los blancos paisajes que la rodean.

COMPARTIR