En Caracas fue capturado el colombiano Juan Carlos Sánchez, alias el “Lobo feroz”, después de seguir por casi de cinco años su rastro; acusado de violar, por lo menos, a 274 niños y adolescentes en Colombia.

El sujeto, incriminado por más de “274 abusos a niños, niñas y adolescentes”, vendía a pederastas los videos con las violaciones de sus víctimas, informó a la revista Semana el jefe de la policía de investigación criminal (Dijin), el general Jorge Vargas.

En el desarrollo de la investigación se hallaron “múltiples cuentas de correo relacionadas con abusos de menores”, señaló el general.

En 2008, Juan Carlos Sánchez fue detenido por haber violado a un menor de 14 años, supuestamente; sin embargo, quedó en libertad ese mismo año, en el cual abusó de otros menores, por lo que el número de víctimas rondaría las 500, de acuerdo con la publicación colombiana, citada por Infobae.

Las víctimas del “Lobo Feroz” eran menores que acudían a salas de videojuegos de los centros comerciales y los abusos los cometía en un inmueble de Barranquilla, en el norte de Colombia, informó uno de los investigadores.

El sujeto fue localizado gracias a un aviso de organismos de seguridad de México, donde fue capturado un mexicano que recibía cientos de videos que le enviaba el colombiano, quien se identificaba en sus correos electrónicos como “Lobo Feroz”.