La estrategia contra el sobrepeso, la obesidad y la diabetes han fracasado en México por la interferencia de las grandes empresas que comercializan alimentos ultraprocesados, denunció la organización “El poder del consumidor”.

Los intereses de la industria alimentaria han bloqueado la aplicación de las regulaciones, “por lo que estas han resultado una simulación en el combate al sobrepeso y la obesidad” dijo el director de la organización, Alejandro Calvillo.

Entre las medidas que no se han cumplido, mencionó un etiquetado frontal, la regulación de la publicidad dirigido a niños y la venta de productos chatarra en las escuelas.

“Todo se ha quedado en el papel o es ambiguo.Por ejemplo, la publicidad esta prohibida entre las 2:30 de la tarde y las 7:30 de de la noche, pero esta comprobado que la hora en que los niños miran mas televisión es entre las 8 y las 10 de la noche” explicó.

El director recalcó que “en México se hizo el ejercicio con nutriólogos de primeros semestres, quienes no lograron descifrar lo que había en las etiquetas de los productos . En Chile, el etiquetado es sencillo: alto en azucares, grasas, sal, calorías, etc”.

Por otro lado, Fiorella Espinosa, investigadora de la institución, denunció que no existe un ente realmente independiente que pueda vigilar que se cumplan estas regulaciones.

Dijo que la Secretaría de Salud creó el Observatorio Mexicano de Enfermedades no Transmisibles, órgano consultor para el análisis y evaluación de la política publica en materia de obesidad y sobrepeso, pero no han logrado resultados.

Expresó que “en la misma OMENT hay una intromisión de la industria de alimentos procesados. El año pasado que nos invitaron a participar se suspendieron las reuniones al no lograr un acuerdo sobre el etiquetado”.

Por su parte, Calvillo criticó que México no ha tomado acciones respecto a la emergencia sanitaria que declaró en 2016 la Secretaria de Salud por diabetes, una enfermedad que provocó 98,450 muertes en 2015, así como por sobrepeso y obesidad.