En total, el gobierno federal erogó 533 mil millones de pesos en 2017 para cubrir el costo de la deuda pública; es decir, pago de intereses, comisiones y amortizaciones; un incremento del 6.3 por ciento respecto a 2016.

Dicha cantidad representa el mayor registro desde que se tienen datos al respecto, en 1990.

Y es mayor a lo erogado por la Secretaría de Educación Pública (SEP), de Desarrollo Social (Sedesol) del Trabajo y Previsión Social (STPS), de la Función Pública (SFP), que gastaron en conjunto 530 mil 396 millones de pesos.

Cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) revelan que el 70 por ciento de los recursos se destinaron a pagar intereses del gobierno; 23 por ciento a deuda de empresas productivas como Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE); y 7 por ciento del programa de saneamiento financiero del gobierno federal.

El director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC) José Luis de la Cruz, dijo al diario El Economista que el alto costo de estos pagos tiene origen en el alto endeudamiento que el gobierno ha tenido desde 2009 y hasta 2016, periodo en el cual la deuda pasó de 35 a más del 50 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).