Los fiscales italianos abrieron una investigación por un socavón de 10 metros (30 pies) de diámetro que se tragó media docena de automóviles en una calle residencial de Roma.

Nadie resultó herido en el colapso ocurrido el miércoles por la noche en el barrio de Balduina, pero las personas que viven en edificios cercanos al socavón fueron evacuadas de sus hogares como medida de precaución.

La agencia de noticias ANSA indicó que los fiscales pusieron el jueves bajo investigación al dueño de un inmueble y a la compañía que estaba a cargo de una construcción en esa calle.

La alcaldesa de Roma Virginia Raggi visitó el sitio y apuntó que el socavón, que parecía haber borrado todo el camino, ocurrió en un sitio de construcción activo y puntualizó que la situación estaba bajo control.

 

COMPARTIR