El futbolista portugués Rubén Semedo, fue detenido en su domicilio por delitos de lesiones y retención ilegal, a esto se le suman dos denuncias de robo.

Ha sido retenido en las instalaciones de la Guardia Civil y se encuentra en la espera de pasar a disposición judicial para determinar la posible condena.

El pasado 12 de febrero un sujeto denunció ante la Policía Nacional de Valencia que Semedo junto con algunos acompañantes, fue asaltado, golpeado y retenido por los acusados en un chalé alquilado en Bétera, cerca de la capital de Turia.

El sujeto dijo que lo inmovilizaron y lo encerraron en una habitación; los agresores le quitaron las llaves de su vivienda para robar dinero y algunas pertenencias, mencionó que fue amenazado con un arma de fuego la cual fue detonada para intimidarlo.

La víctima declaró que reconoció al futbolista y a un familiar directo de los asaltantes.

Cabe recordar que esta es la tercera ocasión en la que el futbolista enfrenta problemas con la autoridad, ya que fue detenido por una discusión en una discoteca de Valencia el pasado 19 de noviembre, pues amenazó con un arma de fuego a un empleado de dicho lugar esperándolo en su automóvil y reiterándole que volvería en caso de presentar alguna denuncia.

Poco tiempo atrás de igual manera en una discoteca de Valencia, Semedo agredió a un joven después de una discusión, sin embargo estrelló un botella de vidrio en la cabeza de la víctima.

Una vez conocidos los hechos, el Villarreal, que ha mostrado “su máxima preocupación al respecto”, ha abierto un expediente al jugador: El club se asegurará de tomar las medidas disciplinarias oportunas con el máximo rigor y contundencia en base a la gravedad de los hechos“.