El estudio de cine que fue fundado en parte por el desprestigiado productor Harvey Weinstein en Nueva York se declarará en bancarrota tras el colapso de las negociaciones para vender sus activos a un grupo inversionista.

Así se lo informó su junta directiva a medios estadounidenses.

Las conversaciones de venta concluyeron hace dos semanas, cuando el fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman, entabló una demanda contra la Compañía Weinstein.

Y ante eso, la junta directiva manifestó que la bancarrota era la única opción viable.

El productor de Hollywood enfrenta numerosas acusaciones de abuso sexual, incluyendo violación, aunque él niega haber tenido sexo no consensuado.

“Víctima colateral”: el suicidio de una ejecutiva de Hollywood y exagente de la actriz Rose McGowan que puso el foco de nuevo en el escándalo del productor.

“Weinstein me agredió sexualmente, pero no intentó matarme como Tarantino”: las confesiones de Uma Thurman sobre los abusos que sufrió por parte del director y el productor de Pulp Fiction

“La Compañía Weinstein está tomando parte en un proceso activo de venta con la esperanza de preservar bienes y empleos”, declaró la junta en un comunicado que ha sido citado por la prensa en Estados Unidos.

“Hoy, esas discusiones concluyeron sin un acuerdo firmado”.

El comunicado añadió que “un proceso ordenado de bancarrota”, era la “única opción viable para maximizar el valor restante de la compañía”.

La demanda de derechos civiles contra la compañía alega que Weinstein acosó y abusó sexualmente a mujeres que fueron contratadas por la empresa durante años y que también amenazó de muerte a empleados.

Acusa a los altos ejecutivos de la compañía, incluyendo al hermano de Weinstein Robert de no haber evitado el maltrato de los empleados a pesar de habérsele mostrado la evidencia.