En el estado de Hidalgo, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente impuso una multa de cuatro millones 30 mil pesos a la Cooperativa La Cruz Azul SCL, como sanción por el incumplimiento de sus obligaciones en materia ambiental.

 

Además, la Profepa continúa con la clausura parcial temporal de la Unidad de Molienda de Crudo Número 6 de su planta en Tula, hasta que la empresa cuente con la autorización de Impacto Ambiental.

 

La dependencia recordó que el pasado 23 de enero, personal de inspección de la Profepa efectuó una visita de supervisión en materia de Impacto Ambiental en la Planta Tula de la Cooperativa La Cruz Azul, SCL, en Hidalgo, con el objeto de verificar si el proyecto denominado “Construcción y Operación de la Unidad de Molienda de Crudo No. 6”, contaba con la autorización vigente.

 

Luego de la visita de inspección, el día 2 de febrero de 2018 la Profepa determinó imponer como medida de seguridad la clausura parcial temporal de la Unidad de Molienda de Crudo No. 6, por carecer la empresa cementera de la autorización vigente para su esa unidad.

 

Ante las características técnicas del proceso, a La Cruz Azul le fue fijado un plazo de cinco días hábiles para el paro total de la unidad, el cual venció el 12 de febrero de 2018.

 

La Profepa verificó que así fuera el 13 de febrero de 2018, y encontró fuera de operación la unidad 6 de la planta Tula.

 

La cementera Cruz Azul aceptó por escrito el incumplimiento de sus obligaciones en materia de Impacto Ambiental, por lo que la Profepa impuso una sanción económica, equivalente a cuatro millones 30 mil pesos.

 

Además, mantuvo la clausura parcial temporal de la Unidad de Molienda de Crudo No. 6, hasta que la empresa cuente con la autorización de Impacto Ambiental de esta unidad en mención.