El abanderado presidencial por Morena, PT y PES, Andrés Manuel López Obrador, dijo que los casos de corrupción en Chihuahua son “apenas la punta de la madeja” en una red de complicidades entre el PRI y el PAN, al que se suman los famosos “moches” y el involucramiento del candidato Ricardo Anaya con recurso público hacia una empresa fantasma.

López Obrador se reunió ayer con militancia de los 3 partidos políticos en la ciudad de Chihuahua, y luego con empresarios en un hotel en el periférico de la Juventud dentro de sus actividades en la llamada intercampaña.

El tabasqueño habló con medios de comunicación y fue cuestionado principalmente sobre el caso Anaya, que ha generado polémica en días recientes y ha obligado al panista a acudir ante la Procuraduría General de la República (PGR).

“Que se investigue a Anaya, y también a José Antonio Meade y Luis Videgaray”, precisó Obrador, al señalar que los 3 tienen conocimiento y formarían parte de la salida del recurso público a una empresa fantasma ligada al abanderado de Acción Nacional; y los priistas por haber sido parte de las dependencias financieras del Gobierno Federal.

Atribuyó a esas revelaciones de información a conflictos entre las cúpulas del PRI y PAN, que tienen una serie de complicidades.

“Cuando se reparte mal el botín, hay motín (ríe)… ¿Qué pasa?…Ya no puedo decir la mafia del poder, no puedo…Cuando hay discrepancias arriba, como es una relación de complicidad, pues sale todo. Porque ¿quiénes dan el dinero, de dónde sale?: de Hacienda. ¿Quiénes estaban en Hacienda?: Videgaray y Meade; y ¿Quién recibió el dinero?”.

“¿Qué no se acuerdan del tema de los moches?”, cuestionó López Obrador, y recordó que en esas acusaciones, sin investigar, se involucraba al entonces diputado federal Ricardo Anaya, en pedir una cuota a los estados a cambio de otorgarles mayor presupuesto.

Además bromeó que en las audiencias ante la autoridad judicial, en caso de ser citados el panista y el candidato priísta, llegaría Anaya y su abogado Diego Fernández de Cevallos, tal y como ya se presentó en días pasados ante PGR, y Meade por su parte “podría llegar con Salinas…nada más que no vayan con carteras, porque aquello va a ser un robadero”.

En un tono más serio, Obrador subrayó que debe investigarse a fondo todo ese caso, y evitar que entre ambos candidatos vayan a pasar de lo judicial a otro conflicto y hasta llegar a desestabilizar al país. (Jaime Armendáriz / El Diario.