El secretario del Trabajo y Previsión Social, Roberto Campa Cifrián, adelantó este viernes que se prevé aumentar el salario mínimo antes de fin de año, sin que ello presione la inflación.

Tras su participación en la sexta Feria Nacional del Empleo que se lleva a cabo en Acapulco, Guerrero, el funcionario señaló que la administración de Enrique Peña Nieto no ha quitado el dedo del renglón en el tema salarial.

“Cuando arrancó esta administración, el salario mínimo era de 60 pesos y centavos y la revisión de diciembre lo llevó a 88 pesos y centavos y esto implica una recuperación en términos reales del poder de compra del salario mínimo de alrededor del 19 por ciento”, destacó.

Sin embargó, esta cifra no es suficiente, por lo que la Comisión Nacional de Salarios Mínimos revisará en los primeros cuatro meses del año el desempeño de la economía para determinar si es posible un nuevo incremento al salario mínimo antes de que acabe 2018.

La idea, indicó, es que el aumento no pegue a la inflación y resulte más perjudicial.

Además, recordó que prácticamente no existen personas con empleo formal que ganan un salario mínimo, de acuerdo con cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social, por lo que la mayoría de la gente que percibe este salario labora en la informalidad.